• DOMUND: 'Sal de tu tierra'


    Todos los recursos y materiales para la celebración del DOMUND 2016
  • DOMUND: JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES


    Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Misiones 2016
  • 'Sal de tu tierra'


    Lema de la jornada DOMUND 2016
  • Salir, romper con la inercia


    Presentación Jornada Domund 2016
  • El Papa sobre los misioneros


    Los misioneros son "la gloria de nuestra iglesia"
  • Francisco


    Felicita la labor de animación misionera

9/28/2016

TESTIMONIO DE JUAN GONZALEZ NUÑEZ.


El misionero ourensano Juan González Nuñez, también se une a sus compañeros y nos envía un precioso testimonio con motivo del lema de la campaña del Domund de este año.

"A Abraham le debió seguir resonando en los oídos aquella frase que había puesto su vida de revés. Y quizá se preguntara en más de una ocasión si, en realidad, la había oído o la había soñado. Pero nunca jamás se le ocurrió volver atrás. No sólo, sino que para su hijo Isaac está dispuesto aceptar cualquier cosa, por indigerible que sea (como que se case con una cananea) con tal de que no se vuelva la tierra que él dejó un día.

Parece que Dios le promete otra tierra a cambio de la que deja, pero no es así. Abraham nunca tendrá otra tierra que se equivalga a la tierra de sus padres, la de Ur. Es cierto que Dios le enseña la tierra de Canaán y le dice que será suya, y él anda por ella casi como si lo fuera, pero no lo es. Cuando muere, sólo la cueva de Macpela, donde sepulta a su mujer, es posesión suya. Todo lo demás es pura promesa, camino hacia adelante, esperanza de poder aferrar algo que nunca da aferrado mientras vive. Eso le permite ser el hombre de todos.

Abraham podría ser muy bien el patrono de los misioneros. Digamos, al menos, que la frase que le puso en movimiento es la que puso en movimiento a cada misionero. Hace ahora 52 años que yo, un misionero ourensano más entre los muchos, decidí de manera consciente y deliberada dejar atrás un escenario geográfico y una previsible trayectoria de vida que me resultaba familiar para seguir una “supuesta” llamada de Dios. Tenía 20 años. Desde entonces, he caminado mucho y por muchos escenarios tanto geográficos como culturales y espirituales. Se dice siempre que lo específico del misionero es el salir” a otras naciones, a otras culturas. Lo sigue siendo; lo que cambió es que antes el movimiento era unidireccional, de Europa hacia Africa, América… Ahora es multidireccional, pero implica siempre salir.

Y no se sale de una tierra para ligarse uno de manera exclusiva a otro pueblo determinado, “a mi primera misión”. Hay en el misionero algo de abierto, de universal.
Debe ser el peregrino que es de todos y nada mi nadie es posesión suya. Lo experimenté vívidamente el día que dije adiós a los gumuz, con quienes había compartido nueve intensos años. Escribí entonces: “Las “fidelidades hasta la muerte” en este mundo contingente son malsanas. Y más para un misionero cuya vocación es la movilidad. El amor nunca es posesivo; deja, si puede, un rastro de perfume y vuela a otra parte. Otros amores esperan, a los que hay que dar lo mejor de uno mismo, sin decirles que se llega a ellos sólo con la mitad del corazón, porque la otra mitad se ha quedado atrás”.

Juan González Núñez

9/27/2016

SAL DE TU TIERRA. TESTIMONIO DE ANTONIO FDEZ. IEME ZAMBIA


"Sal de tu tierra, sí, pero ¿a dónde, cómo, con qué condiciones? ¿Sal de tu tierra así sin
más?
Estas palabras del slogan del DOMUND de este año siempre han ejercido en mí cierto
atractivo, evocan países lejanos, viajes, aventuras, músicas, culturas, etc.
Sin embargo, por mucho tiempo el “Sal de tu tierra” lo entendí como una ocurrencia para
aventureros eclesiales, un “deporte de riesgo” para los más atrevidos, para “los más
titanes”, para aquellos que andaban rebuscando el “más difícil todavía”. “Ser misionero” lo
veía como algo que formaba parte de lo bonito, de lo brillante, de lo sobresaliente que
todo el mundo admira; pero en definitiva, algo que era prescindible, accesorio, algo que
realmente no se pide, y que, a todo lo más, llegan a ser consentidos o tolerados. Pues
ahora que hay aquí tanto trabajo, ¿a ti se te ocurre marcharte por ahí?.
Sin embargo poco a poco llegué a comprender que es Dios mismo quien pronuncia estas
palabras, es el mismo Jesús quien ordena a su Iglesia “id por todo el mundo” (Marcos
16,15), más allá de tu pueblo, más allá de tu diócesis, más allá de ti mismo. Y es una
exigencia viene de Dios, y pide una respuesta: a la Iglesia, a la diócesis a las personas.
Ya no se trata tanto de cualidades personales u ocurrencias individuales, cuanto del ser o
no ser de la Iglesia, del ser o no ser de una palabra que tiene que ser conocida y que es
causa de liberación para mucha gente y para muchos pueblos, ya lejanos ya cercanos.
Sal de tu tierra”, ¿a dónde?, ¡qué importa! ¿No viene de Él la invitación?, pues Él será el
garante del viaje, aún a las islas más remotas, a los desafíos que no estaban previstos, a
los obstáculos para los que no estabas preparado, a las pruebas que no estaban
programadas, a los cambios para los que no te habían avisado, a… Tú ponte en camino,
pues no serán tus cualidades, habilidades, destrezas y experiencia quienes garantizan el
viaje, sino la confianza en Aquél que te invita y te asegura “yo estaré con vosotros todos
los días”.
Sal de tu tierra” cómo, con qué condiciones. No hay condiciones; o sí, hay una condición:
estar enamorado; estar entusiasmado porque has encontrado la perla escondida que vale
más que todas las demás perlas, y quieres que todos la conozcan, la disfruten y también
la posean. Solo este entusiasmo nos puede hacer caminar como Iglesia y salir de
nosotros mismos, a pesar de nuestros miedos, a pesar de nuestras inseguridades
personales o institucionales. ¿No es Dios el dueño de esta empresa? Por si lo habíamos
olvidado Él mismo nos lo recuerda: “Si el Señor no construye la casa en vano se cansan
los albañiles…” (Salmo 126)
Sal de tu tierra” es salir del terruño, es salir de la rutina, de lo de siempre; es, en
definitiva, el salir de uno mismo (para más cerca o para más lejos, pero salir), es dejarse
guiar, es dejarse seducir por Dios. Y Él te conducirá (y conducirá a la Iglesia) a donde
nunca habías imaginado poder llegar."
Antonio Fernández Domínguez – Misionero del IEME en Zambia

9/26/2016

UNA IGLESIA EN SALIDA, IGLESIA MISIONERA! CARTA DE NUESTRO OBISPO


Compartimos la carta de nuestro Obispo, D. Leonardo Lemos, con motivo de la próxima campaña del DOMUND.


Una Iglesia en salida, Iglesia misionera!
"Este año el lema de la Jornada Mundial de las Misiones, DOMUND, es: Sal de tu tierra. Tiene fuertes resonancias bíblicas y, de inmediato, nos recuerda aquella palabra que el Señor dirigió a Abraham cuando le llamó para convertirlo en padre de muchos pueblos (Gen 12, 1ss), aunque la expresión que recoge este lema la encontramos, literalmente, en la valiente predicación del diácono Esteban delante de los sacerdotes y doctores de la ley: Sal de tu tierra y de tu parentela y vete a la tierra que yo te muestre
(Hch. 7,3).

Estas palabras adquieren una fuerza especial en toda vocación misionera, aunque
yo me atrevería a decir que deben encontrar un eco especial en todo bautizado, porque
de ahí arranca nuestra llamada a la misión. El papa Francisco al ofrecernos este lema lo
hace en sintonía con todas sus enseñanzas, de manera especial en aquellas que brotan de
la Evangelii gaudium. Es ahí donde nos invita a ser discípulos misioneros (EG, nº120)
porque cada cristiano, necesariamente, tiene que ser un agente evangelizador de su
entorno y, como me gusta repetir, allende nuestras fronteras. De hecho no nos podemos
olvidar de que el cristiano se convierte en misionero en la medida en que se encuentra
con Jesucristo, este hecho no se entiende como algo puntual en nuestra biografía
personal, sino que es una experiencia que debemos tener cotidianamente, ¡encontrarnos
con Jesucristo!

Algunos piensan que el cristianismo es como un adorno que se quita o se pone de
acuerdo con las conveniencias del momento. No, el cristianismo es un encuentro

existencial y, por consiguiente, algo vivo, que marca nuestro ser y obrar. Por eso se nos recuerda en forma imperativa: Sal de tu tierra, es decir, ¡ponte en camino! Vive tu
cristianismo dentro de una comunidad, en salida, y así siempre serás misionero.
La Delegación Episcopal de Misiones se convierte constantemente en un
“despertador” para sacudirnos de nuestros olvidos y también de las perezas paralizantes.
Lo ha hecho en este curso pasado ayudándonos a movilizarnos a favor de la Misión
diocesana de Jipijapa en Ecuador, y estoy seguro de que no cejará en su empeño.
Constantemente nos está ayudando a salir de nosotros mismo y a entregarnos más, de tal
modo que así podamos crecer como auténticos evangelizadores.Convirtamos este lema en un punto de lucha personal y estad seguros que la alegría del Evangelio que sienten siempre los misioneros también se hará realidad en nuestra vida. Eso pido para mí y lo deseo para vosotros.
Con afecto os bendice".

J. Leonardo Lemos Montanet
Bispo de Ourense

9/21/2016

MATERIALES PARA EL DOMUND 2016


Obras Misionales Pontificias ha puesto todos los materiales para la campaña del Domund, en esta página donde podéis descargarlos e ir familiarizándoos con ellos. Os avanzamos aquí el vídeo que tambien podéis descargar en esta página.

Esperamos que le saquéis todo el provecho posible! Nosotros ya estamos manos a la obra!




9/19/2016

PRESENTACIÓN PROGRAMACIÓN PARA ESTE CURSO 2016-2017

El pasado Viernes 16 de Septiembre se presentaba en el Salón Mundo Novo la Programación Diocesana de la Vicaría para la Nueva Evangelización, en la que está integrada la Delegación de Misiones.
Las Delegaciones de Juventud, Infancia, Familia y Catequesis informaron a los presentes de su programació para este curso que comienza 2016-2017, todas ellas junto con la delegación de misiones, haciendo mucho énfasis en este año del Sínodo Diocesano convocado por nuestro Obispo D.Leonardo Lemos.

La Delegación de Misiones, representada por su delegado, D. Adelino Álvarez Gayo y su secretaria, Josefa Ledo, desglaron de forma gráfica y amena, el Cartel para esta campaña del Domund y su lema "Sal de tu tierra".

Toda la información que se expuso en esta convocatoria, llegará a colegios y parroquias a traves de medios postales y digitales.

Un año más, animados arrancamos con fuerza los preparativos para esta campaña tan bien acogida en nuestra Diócesis.

Seguido a esta reunión, tuvo lugar una Celebración de Envío,en la Iglesia Santa María Nai , presidida por el Obispo de la Diócesis, D. Leonardo Lemos, el Vicario para la Nueva Evangelización, D. Paco Prieto y nuestro Delegado D. Adelino Álvarez Gayo. Con los agentes de pastoral y profesores de religión y catequistas como protagonistas centrales, fue una eucaristia llena de ilusión y acogeadora, con ánimos renovados para este nuevo curso.

Salgamos al camino de nuestros semejantes.

Feliz Sinodo, y feliz Campaña!