• SEMANA ESPAÑOLA DE MISIONOLOGÍA


    "Misión y redes" Burgos del 2 al 5 de julio de 2018
  • CURSO DE VERANO DE MISIONOLOGÍA 2018


    "El Espíritu nos impulsa por los caminos de la Misión" Segovia del 25 al 30 de junio
  • MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

7/03/2018

FALLECIMIENTO DE LA MISIONERA BLANCA DEL CAÑO

Hoy martes 3 de Julio, falleció nuestra entrañable y querida Blanca del Caño Vázquez.- Franciscana Misionera de María, natural de Cartelle- Ourense de una familia numerosa, profundamente cristiana, con varias vocaciones religiosas. Misionera desde el año 1958 en Brasil, donde pasó 50 años haciendo el bien, siempre al lado de los pobres, con una alegría por llevar el Evangelio que contagiaba.
Sus visitas a esta Delegación siempre nos llenaba de entusiasmo y de ilusión por seguir apasionados en esta tarea de la animación misionera.
Damos gracias a Dios por su vida y nos unimos en oración con su comunidad y familia para que el Señor la tenga ya disfrutando de su presencia.  D.E.P.


5/28/2018

EL PAPA ENVIA UN MENSAJE DE APOYO A LAS OMP


“Queridos hermanos y hermanas; con este breve mensaje quiero presentaros una realidad importante para la misión de la Iglesia, pero poco conocida: las Obras Misionales Pontificias.
Desde los primeros tiempos, el sostenimiento mutuo entre las Iglesias locales, comprometidas en anunciar y testimoniar el Evangelio, ha sido un signo de la Iglesia universal. De hecho, la misión, animada por el Espíritu del Señor Resucitado, amplía los espacios de la fe y de la caridad hasta los extremos confines de la tierra.
En el siglo XIX, el anuncio de Cristo recibió un nuevo impulso con la fundación de las Obras Misionales, con el propósito específico de orar y actuar de modo concreto para sostener la evangelización en los nuevos territorios. Estas Obras fueron reconocidas como Pontificias por el Papa Pío XI, quien, de esta forma, quería subrayar cómo la misión de la Iglesia hacia todos los pueblos está muy en el corazón del Sucesor de Pedro. ¡Y así sigue siendo! Las Obras Misionales Pontificias continúan hoy en día este importante servicio que comenzó hace casi 200 años. Están presentes en 120 países con directores nacionales, coordinados por secretarías internacionales de la Santa Sede.
¿Por qué son importantes las Obras Misionales Pontificias? Son importantes, sobre todo, porque debemos orar por los misioneros y las misioneras, por la acción evangelizadora de la Iglesia. La oración es la primera ‘obra misional’ – ¡la primera! – que todo cristiano puede y debe hacer, y es también la más eficaz, aunque esto no se pueda medir. De hecho, el principal agente de la evangelización es el Espíritu Santo, y nosotros estamos llamados a colaborar con Él. Además, estas Obras garantizan, en nombre del Papa, una distribución equitativa de las ayudas, de manera que todas las iglesias del mundo tengan un mínimo de asistencia para la evangelización, para los sacramentos, para los propios sacerdotes, los seminarios, para el trabajo pastoral, para los catequistas. Sostenimiento a los misioneros que evangelizan, y sostenimiento, sobre todo, con la oración, para que el Espíritu Santo esté presente. Es Él quien lleva adelante la evangelización.
Por eso, animo a todos a colaborar en nuestra común tarea de anunciar el Evangelio y sostener a las jóvenes Iglesias gracias a la labor de estas Obras Misionales. Haciendo así, en todos los pueblos, la Iglesia sigue abriéndose a todos y proclamando con alegría la Buena Noticia de Jesucristo, Salvador del mundo.
¡Gracias a todos de corazón!”.


5/20/2018

BRISA EN LAS HORAS DE FUEGO. CARTA DE NUESTRO OBISPO A LOS MISIONEROS POR PENTECOSTÉS



Mis queridos hermanos y hermanas:
En este tiempo de preparación de la solemnidad del Espíritu Santo, mi pensamiento, como el de todos los cristianos, se dirige a toda la Iglesia, esa gran familia a la que amamos y en la que hemos nacido, crecido y –cuando Dios quiso- en ella hemos percibido su llamada. En vuestro caso, la llamada a la misión, profunda realidad eclesial que no tiene fronteras y que se extiende por aquí y por allá.
Al repasar la secuencia de Pentecostés me encontré con esta estrofa: ¡Brisa en las horas de fuego!, y me acordé de todos y cada uno de los hermanos y hermanas que, como hijos de estas tierras ourensanas, os encontráis en esos lugares de avanzadilla de la Iglesia. He pedido al Espíritu Santo que os acompañe en esas “horas de fuego” no solo cuando sentís la consolación del amor que nos primerea a todos, constantemente, y nos empuja hacia nuevos horizontes, sino en esos otros muchos momentos en los que la edad, el cansancio, la enfermedad y, por qué no, ¡cierto desencanto! pueden llevaros a caer en el desaliento. En esos momentos sentid la brisa del Espíritu, renovad vuestro sentido de comunión en esta Iglesia que os quiere y se fía de vosotros, y os considera los más valiosos de sus hijos.
Os invito a que redescubráis el sentido profundo de la comunión eclesial, en ella percibiréis con fuerza que no estáis solos, porque todo nuestro ser, lo que somos y vivimos es, y lo sentimos como una realidad viva, gracias al espíritu de comunión. Somos nada, o menos que nada sin esa misteriosa y fecunda brisa de la comunión eclesial; podemos decir, parafraseando al Apóstol: en ella somos, nos movemos y existimos.
En esta Iglesia que peregrina en la fe, en medio de luces y sombras, por estas antiquísimas tierras ourensanas, estamos reviviendo este espíritu de comunión que, a veces, da la sensación que se ha dejado llevar del individualismo y particularismo que nos envuelve y nos ha llevado a descuidar el espíritu de comunión eclesial, que es ese ámbito nutricio en donde hemos nacido a la vida de fe y a la vocación.
Ayudadnos desde ahí a que no se apague el espíritu de comunión entre nosotros y rogad, como también nosotros hacemos, para que la brisa del Espíritu sople con fuerza y reavive esas ascuas de la comunión para hacer que el rostro de la Iglesia sea más creíble, aquí y allá.
Os bendice con afecto y se encomienda a vuestras oraciones.
J. Leonardo Lemos Montanet
Bispo de Ourense
10 de Mayo 2018


5/10/2018

FALLECE D. GENARO TESOURO OLLERO. MISIONERO OURENSANO DEL IEME


Nació el día 19 de enero del año 1938 en Paderne Ourense. Es hijo de José y Teresa.
Estudió la Enseñanza Media en el seminario menor de Ourense (años 1953-1958) en donde hizo también 3 años de filosofía, para ingresar en el Seminario de Misiones de Burgos en el curso de I de teología en el año 1961.
Es ordenado presbítero el día 19 de diciembre del año 1966 en la parroquia de Santa Eufemia, Ourense, por de Mons. Ángel Temiño Saiz.
Parte para Colombia el 17 de febrero del año 1967 destinado a la misión del Alto San Jorge. Trabaja en Colombia en varias parroquias de la diócesis de Magangué hasta el año 1971.
Este mismo 1971 año viene a Madrid para hacer un curso de Pastoral Catequética en el Instituto Superior de Pastoral.
En el año 1972 marcha a Brasil a la diócesis de Marilia, Sâo Paulo. Allí trabaja en varias parroquias hasta el año 2003 en que regresa a la diócesis de Ourense.
En Ourense en el año 2003 asume su nuevo destino en la zona de Baltar (parroquias de San Bartolomé de Baltar, Santa Mª de Vilamaior da Boullosa, San Lorenzo de Niñodaguia, Santiago de Garabelos y Santa Mª de Texós). Años más tarde deja la zona de Baltar para ser nombrado párroco San Pelaio de Bóveda de Amoeiro.
Estos últimos años los pasó sirviendo con alegría estas pequeñas parroquias, pero suspirando por su querido Brasil, al que viajó en varias ocasiones.
Vivió los últimos años en la casa sacerdotal de la diócesis, aunque reciente había sido trasladado al geriátrico Divino Maestro.
Falleció el día 10 de mayo del año 2018
Descanse en paz.


4/19/2018

TESTIMONIO VOCACIÓN NATIVA JIPI JAPA - ECUADOR



El domingo 22 de este mes se celebra la Jornada de las Vocaciones Nativas y con tal motivo, os dejamos unos fragmentso de una carta enviada por 
Luciano Daniel Murillo, primera Vocación Nativa, fruto de la Misión Diocesana de Jipijapa-Ecuador.

En esta carta dirigida por este joven sacerdote a nuestro Obispo Leonardo Lemos, comenta: 


"En nombre de toda la parroquia SANTA MARIA MADRE, quiere decirle GRACIAS. Gracias a cada uno de los sacerdotes que por casi 25 años estuvieron con nosotros, gracias por compartir sus experiencias evangelizadoras..



Estos Sacerdotes que su Diócesis nos pudo enviar, son grandes héroes, que han dejado todo, para darlo a todo, han hecho mucho por mi parroquia, de lo cual estoy muy agradecido, ya que casi en su totalidad esta parroquia se puedo levantar con la ayuda de su Diócesis. Puedo también decir que esta parroquia que lleva el mísmo nombre de alguna parroquia de orense, es una pequeña porción de orenses. Son muchos recuerdos que quedan en nuestros corazones, y en nuestras vidas sobre todo, en lo que hoy somos Santa María Madre. Gracias también a la Comunidad de las Misioneras del Divino Maestro que han compartido también mucho tiempo entre nosotros, a con ellas estamos también muy agradecidos.


Gracias por todo Diócesis de Orense, que el señor de la Misericordia les bendiga siempre y sobre todo les conceda abundantes vocaciones. "


4/13/2018

PROGRAMA MISIONEROS POR EL MUNDO EN TIMOR


Timor es un pequeño país asiático con poco más de un millón de habitantes, en su mayoría católicos. Hasta allí viajamos de la mano de OMP con “Misioneros por el mundo”, en el programa que podremos ver en TRECE el próximo domingo 15 de abril a las 13 horas, después de la Misa.
Timor es un país que vive las secuelas de una ocupación y guerra que duró 24 años. El periodista Fran Mayoral destaca que en el país, “la fe resistió a las armas, y ahora el Evangelio les ayuda a mirar el futuro con esperanza”. Gran parte de esta actitud vital llegó a Timor de la mano de los misioneros. Una decena de misioneros españoles permanecen en el país. El programa nos dará ocasión de conocer a cuatro misioneros españoles, apuestan sobre todo por la educación de los jóvenes y la promoción de la mujer.
Juan Ángel Artiles, es un misionero claretiano nacido en Las Palmas de Gran Canaria. Lleva 8 años en Timor Oriental, aunque al principio ni siquiera sabía dónde quedaba el país, pero Dios le quería allí. Hoy atiende 16 capillas y 25 pueblos en el sur del país. En el programa le veremos en Aioan, una de las aldeas de la Parroquia “San Antonio María Claret”, de Tilomar-Salele, donde unas 40 familias viven mayoritariamente de la agricultura. Gente de una fe “muy asumida” y vivida naturalmente. Los claretianos forman a los jóvenes en el Centro de formación y residencia Claret (CTC), en Salele.
En Dili encontramos a Carmen Ramos Bravo, una salesiana madrileña que afirma que el país se quiere reconstruir y va tomando conciencia de su identidad. En el barrio de Comoro, en las periferia de Dili, convive con gente trabajadora y humilde, que “lucha por el pan día a día”. En el Colegio “María Auxiliadora”, las religiosas salesianas educan a 1.000 alumnos, apostando por “una educación con valores cristianos”.
El palentino Rubén Martínez Ortega es dominico. Desde la Catedral de Dili, cuya patrona es la Inmaculada Concepción, el misionero cuenta que los domingos el templo se llena en todas las misas y varias personas tienen que participar de la Eucaristía desde afuera. El padre Rubén es capellán en la Universidad de Dili desde hace dos meses. Una de las dificultades para la formación es el desconocimiento de otras lenguas que nos sean la local (que es muy pobre y en la que prácticamente no se publican libros, excepto los de la Iglesia).
El compañero del padre Rubén es Santiago Saiz González, otro dominico, en este caso burgalés, que desarrolla su ministerio en Dili como profesor de Teología en el Seminario Mayor. El misionero afirma que el país está en un momento muy “rico de vocaciones”. En el Seminario “San Pedro y San Pablo” hay 160 seminaristas y 230 sacerdotes diocesanos. Los veremos en su vida diaria: rezando entre cantos, estudiando en clase de Teología y jugando el fútbol.
TRECE emite “Misioneros por el mundo” los domingos a las 13 horas (después de la Misa). También puede seguirse el programa TRECE TV directo: http://trecetv.es/directo.